www.cuplets.cat

info@cuplets.cat

MARÍA SUÁREZ

MARÍA SUÁREZ GARCÍA

María Suárez, ballarina de l’Edén Concert, morta assassinada la nit del 21 de setembre de 1906
LA VANGUARDIA. SÁBADO, 22 DE SEPTIEMBRE DE 1906

Ayer mañana, en la edición de esta capital, dábamos noticia sucinta de la sangrienta escena desarrollada en el café cantante “Edén Concert”, de la calle del Conde del Asalto, á consecuencia de la que resultó gravemente herida una de las bailarinas que trabajaban en dicho establecimiento.

Según dijimos, á las tres y diez minutos de la madrugada se hallaba en el foyer la bailarina y coupletista María Suárez García, cenando con un sujeto mallado Ginés Collado Vizcaíno, con el que había trabado conocimiento desde hace algunos días.

Sin que entre los dos se suscitase cuestión alguna que llamase la atención de los demás concurrentes, antes al contrario, mientras se hallaban ambos departiendo amigablemente, sacóse Ginés un revólver del bolsillo, y sin proferir palabra hizo dos disparos á María, la cual cayó al suelo bañada en sangre y gravemente herida.

Inmediatamente, el agresor volvió el arma contra sí, haciendo otro disparo, que no hizo blanco, y se dejó caer en el suelo, tirando el arma.

Los concurrentes y camareros del café, repuestos de la sorpresa producida por la escena descrita, trataron de detener al agresor, pero retrocedieron al ver que éste recogía de nuevo el arma, que disparó otra vez, sin causarse tampoco lesión alguna.

Por fin pudo ser sujetado y detenido por el guardia municipal Eugenio García y el subcabo Juan Fumanal, los cuales, auxiliados por varios agentes de policía y serenos, que al ruido de las detonaciones acudieron al lugar del suceso, le condujeron á la casa de socorro, de donde se convencieron de que no sufría ninguna herida, y de allí al cuartelillo municipal de la calle de Sadurní.

También recogieron el revólver que utilizó para cometer la agresión. Es de cinco tiros y tenía cuatro cápsulas descargadas.

La desdichada joven herida á consecuencia de la agresión, fué curada en la casa de socorro de la calle de Barbará.

Presenta una herida en la parte superior de la región abdominal y otra en la interior de la región mamaria izquierda, ambas de pronóstico gravísimo.

No fué posible efectuar la extracción de los proyectiles.

Mientras la estaban curando se presentó su madre en la casa de socorro, desarrollándose una conmovedora escena, pues la infortunada mujer quería, á todo trance, ver á su hija, no pudeindo accederse á sus deseos por el grave estado en que la paciente se hallaba.

Esta, después de auxiliada, fué trasladada al hospital, en donde ocupa una cama de la sala de San Juan.

Por la mañana se intentó de nuevo extraerle los proyectiles, pero desgraciadamente la operación quirúrgica que se practicó no dió buen resultado.

Por la tarde su estado era gravísimo, inspirando su vida serios cuidados.

La desdichada joven cuenta veintidós años de edad y vivía con su madre, viuda de un jefe del ejército, en la calle de la Boqueria.

Hacía unos dos meses que estaba contratada en el “Edén”.

El agresor cuenta veinticuatro años de edad, es casado y natural de Mazarrón (Murcia), donde en la actualidad vive su esposa.

Residía en esta ciudad desde hace unos dos meses, habitando en una fonda de la calle de San Pablo.

Según de público se dice, se hacía pasar como uno de los supervivientes del naugrafio del “sirio”, pero parece haberse comprobado la falsedad de este extremo.

Conoció á María, hace unos quince días, habiendo demostrado mucho interés en conservar amistad con ella.

Del cuartelillo de la calle de Sadurní, fué llevado al Palacio de Justicia, desde donde después de prestar declaración ante el juez fué conducido á la cárcel.

Muéstrase bastante abatido y niega haya cometido el crimen que se le acusa, alegando que después de cenar perdió el conocimiento no dándose cuenta de nada hasta que fué sacado á la calle.

El juzgado estuvo ayer tarde en el hospital tomando declaración á María Suárez; parece que de sus manifestaciones se desprende que Ginés realizó la agresión sin causa alguna que de momento la explicase, pudiendo solo atribuirla á la contrariedad que le produjo el negarse la víctima á embarcarse con él para la Habana.

Por su parte, el agresor manifiesta no recordar el hecho á consecuencia de haber perdido el conocimiento. En su poder se encontró una carta dirigida á la Suárez, en la que le recordaba su estado de casado y le proponía marchar á la Habana tan pronto recibiese el dinero que esperaba de su pueblo.

Mientras estaba en el cuartelillo se presentaron dos camareros del Edén, reclamándole el abono de dos cuentas, importantes 24 pesetas una, y la otra cuatro; el detenido no pudo pagarlas, pues llevaba solamente una peseta y algunos céntimos.

Parece que alguien pregúntole cómo pensaba pagar la cena no llevando dinero, á lo que dicen contestó que contaba con que María la abonase.

LA VANGUARDIA. DOMINGO, 23 DE SEPTIEMBRE DE 1906

A las nueve y media de la mañana de ayer falleció en el hospital de la Santa Cruz la desdichada bailarina Maria suárez á consecuencia de las heridas que le infirieron, durante la madrugada del viernes de esta semana, en el “foyer” del Eden Concert.

Por la tarde fué trasladado en un ataúd el cadáver de la desgraciada bailarina al depósito del hospital, donde los médicos forenses de turno la practicaron la autopsia á última hora de ayer, siendo conducido á primera de hoy al cementerio del Sudoeste.

LA ESQUELLA DE LA TORRATXA, 28 DE SETEMBRE DE 1906

Y van ja tres assessinats de artistas jovas y guapas en menos de un any.

Al de la Rosita de Oro seguí el de la Conesa, y l’esgarrifós terceto s’ha completat ab el de la bailarina María suárez, perpetrat fa pochs días en l’Edén Concert.

Y tots tres ofereixen una gran similitut: la brutalitat del chulo del maquereau, del mascle depravat que, borratxo de ví fermentat pels zelos, atropella y mata.

Els estalbiments ahont se cultiva el género de varietés, tan alegres y excitants, poden desd’ara aumentar els atractíus de son cartell, anunciant la execució de una que altra tragedia…al víu.

© 2020 www.cuplets.cat

Autor Anders Norén